Blog Page Title

20161215161955-metalica

El emprendedor que logró un concierto de Metallica en la Antártida

Diego Álvarez es un emprendedor latinoamericano que quiere contar historias a través de su empresa, a pesar de que muchos de sus proyectos parecen un asunto imposible de lograr. Haber logrado un concierto de Metallica en la Antártida es parte de sus éxitos.

Hacer historia y dejar huella en cada espacio del planeta es la filosofía del emprendedor argentino Diego Álvarez, quien fue el artífice de la realización de un concierto de Metallica en la Antártida, que sedujo al mundo entero y que no tiene empacho en decir que la idea y el proyecto musical nació en un país que se ha convertido crucial en su vida: México.

“El concierto de Metallica implicó el desarrollo de un proyecto y luego una idea que se fue moldeando con el tiempo. Después de la búsqueda de varias bandas, Metallica acabo siendo la banda elegida”, dice en entrevista Diego Álvarez, fundador y director general de Plataforma.

El 8 de diciembre de 2013, un grupo de 19 fanáticos observó y escuchó de forma presencial, con ballenas y focas alrededor, a una temperatura de 34 grados bajo cero, a una de las bandas de heavy metal más emblemáticas del mundo, mientras que miles de espectadores se dieron cita en el evento a través de sus computadoras y dispositivos que sintonizaron el concierto por internet.

“Este concierto estará en los libros de Historia algún día”, dijo James Hetfield, vocalista y guitarrista de Metallica. El músico estadounidense no lo dijo en el foro de algún auditorio ni en un estadio, sino en un lugar poco usual para un concierto: la Antártida.

El proyecto que logró el patrocinio de Coca Cola buscaba, desde su nacimiento, ser relevante a nivel internacional a través del contenido que pudiera ofrecer, además de involucrar la participación de 200 profesionales de varias naciones.

700 días de preparación del evento y 20,000 horas fueron necesarios para tener listo el concierto más emblemático de la banda. “Era una locura”, repite cada uno de los integrantes de Metallica.

Pero no ha sido lo único que ha logrado Plataforma. La firma de producción de contenidos audiovisuales se encuentra detrás de la realización de los Juegos Olímpicos de Brasil, conciertos como el de Paul McCartney o Gustavo Cerati, por mencionar algunos eventos.

Dentro de los clientes de la firma se encuentran firmas como CNN, BBVA, Boomerang, Coca Cola, Disney Channel, Televisa, Sony Music, MSN, por mencionar algunos.

Diego quiere contar historias a través de los proyectos que realiza y volverlas relevantes en el mundo. Los proyectos actuales y futuros de Plataforma se escriben desde México en la conquista del mundo de los contenidos.

Un emprendedor argentino

Probar los equipos en una cámara frigorífica industrial, a una temperatura de menos 23 grados, así como armar y desarmar carpas fue parte de los preparativos previos a trasladarse a la Antártida. Diego estaba presente en cada prueba y tenía claro que nada podía fallar.

El 11 de agosto de 1970, Diego Álvarez nació en Buenos Aires, Argentina. Álvarez veía la música como una de sus principales aspiraciones por conocer la forma en la que se realizaban las producciones y, otra de sus pasiones, era el conocimiento de la historia.

“Era bastante curioso e investigaba y adoptaba la piel de otro”, dice el joven argentino.

Álvarez estudió la carrera de Agronomía, en un país que fue considerado durante el siglo XX como el Granero de América Latina, por la capacidad de producción de sus cosechas.

Hace casi tres décadas, las generaciones creían que estudiar una carrera era una sentencia que se debía cumplir toda una vida, algo con lo que Diego no coincide.

“Uno ve que en la aproximación a ciertas carreras y formaciones lo único que aprende es emplear un sistema de pensamiento, una lógica que uno puede aplicar en diferentes cuestiones”, dice Álvarez.

La educación es una metodología que permite actuar en el mundo real, como un sistema de pensamiento que permite analizar.

Las plataformas de entretenimiento han llevado a Diego Álvarez ser una especie de investigador que se mete en varias temáticas y cuenta historias.

Lo primero que hizo el emprendedor en su vida laboral fue trabajar en programas de radio, los cuales se enfocaban a la investigación periodística y después participó en un programa semanal en donde

dentificaba historias relacionadas con política, economía y espectáculo que podían convertirse en una ficción.

“Era todo un mundo y las oportunidades se fueron abriendo solas”, recuerda.

Un gusto por las historias y por los medios lo llevaron a reconocer lo que quería hacer en la vida.

Un programa humorístico en Argentina llevó a Álvarez de ser productor a realizador audiovisual de todo el programa y a escribir guiones. Una aventura que se prolongó por cuatro años.

Andrés Owen y Diego comenzaron a trabajar en la elaboración de comerciales y desarrollo de contenidos de larga duración y eso lo acercó a colaborar con MTV en estrategias.

Después de trabajar como freelance durante varios años, el joven argentino fue invitado a trabajar en MTV Networks.

En 2000, su labor profesional lo colocó dentro de un puesto en el canal de videos musicales. Su trabajo lo colocó en Miami y México.

Cinco años después, deja de trabajar en MTV y se plantea una encrucijada: regresar a Argentina o quedarse en México a trabajar. La decisión fue permanecer en el país y desarrollar un proyecto de producción de contenidos audiovisuales. Así nació Plataforma, en 2005.

“México tiene una posición natural de líder en el mercado hispano y una posición privilegiada en Latinoamérica, así como una oferta cultural muy amplia”, dice el emprendedor.

Diego siempre ha impulsado la idea de unir fronteras, es decir, hacer que lo realizado en algún país latinoamericano tenga eco en otras naciones.

“Se me hace muy interesante el poder conectar a la región y hacer que los diferentes países establezcan un diálogo entre sí”, dice.

Plataforma se funda de una manera natural y con una definición de una marca interesada en desarrollar contenidos para la región. Con esa visión nació el proyecto de Metallica, el cual se llevó a cabo de manera silenciosa, es decir, la banda y los asistentes utilizaron audífonos para escuchar el concierto y no dañar el medio ambiente en Caleta Potter, frente a la base argentina Carlini.

Premios por emprender

Cuando Metallica y el equipo de Plataforma bajaron del buque Ortelius, después de 34 horas de olas de más de nueve metros de altura, sabían que el resultado del concierto sería histórico y entrarían en un libro de récords. Pero no sólo las grandes hazañas son parte de la historia de la empresa de entretenimiento, sino también los premios.

“Los premios son una consecuencia del trabajo”, dice Álvarez.

En 2013, Diego se hizo merecedor al premio Gramy como mejor director, un premio significativo por la cercanía que mantiene con los músicos.

“No somos líderes en tecnología, pero sí en temas de desarrollo. La única constante es contar historias… No tenemos una bandera tecnológica, sino una bandera de pensamiento abierto que se adapta a las nuevas tecnologías”, explica.

La firma de contenidos ha producido más de 200,000 horas de live streaming alrededor del mundo.

Plataforma se encuentra rodeada de distintos competidores en el mundo. “Somos un jugador internacional.”

Plataforma busca establecer alianzas que permitan un trabajo más ordenado en la generación de contenidos para el mercado latinoamericano y contar con un aliado para el crecimiento de Plataforma en todo el mundo, sobre todo, en Estados Unidos.

“El que quiera hacer algo completamente solo tendrá corta vida”, dice Diego en tono de sentencia.

Las finanzas marchan bien para la empresa. El crecimiento de la empresa desde 2005 a 2013 ha sido sostenido en porcentajes de doble dígito.

“Fue un año de inversión”, asegura.

Durante 2016, la firma ha refundado sus principios y centrar el futuro. Plataforma invirtió en un proyecto con los Ángeles Azules, otro con Fito Paez para realizar una película documental que se estrenará durante 2017.

“No descartamos nada”, dice el emprendedor argentino frente a la posibilidad de comprar otras firmas o ser adquirido por un jugador global.

Diego Álvarez quiere que los próximos proyectos de Plataforma hagan historia, como lo hizo el concierto de Metallica en el Polo Sur. “Nada ha sido una sorpresa si lo pienso bien: todo tiene que ver con gustos, con ideas y con hacer lo que uno quiere.”

Fuente: https://www.entrepreneur.com/article/286551